La noche del pasado martes 22 de noviembre, en las instalaciones del Teatro Ángel y Tere Losada, del centro cultural Mexiquense Anáhuac, de la universidad Anáhuac México, diputados, embajadores de distintas naciones, distinguidas personalidades,
pastores y PAAZ, llevaron a cabo la conmemoración de Kristallnacht.

El evento comenzó con una participación musical, con muy emotivas melodías interpretadas en el violín, acompañadas por el piano. Bajo el lema ” Mucho más que cristales rotos”, cada uno de los invitados expresó su ponencia. El primero de ellos fue el director de la dirección de Desarrollo Institucional, de la universidad Anáhuac, Germán Campos; seguido de la embajadora de Bulgaria en México, Milena Georgieva Ivanova, el embajador de Polonia, Maciej Ziętara y el embajador de Israel, Zvi Tal, cada uno recordando los funestos hechos, y expresando su deseo por qué esto nunca más se vuelva a repetir.

Después el doctor Mario Sinay, nos habló acerca de la noche de los cristales rotos (en alemán, Novemberpogrome 1938 o, más populamente, Kristallnacht) que fue una serie de linchamientos y ataques combinados ocurridos en la Alemania nazi y también en Austria, durante la noche del 9 al 10 de noviembre de 1938, llevados a cabo contra ciudadanos judíos por las tropas de asalto de las SA junto con la población civil, mientras las autoridades alemanas observaban sin intervenir, siendo así el mayor pogromo
en la historia.

En una sola noche, los judíos perdieron sus posesiones, sus títulos, sus pertenencias y sus hogares. Al terminar su ponencia, se dió presentación a sus recientes libros: “Camino, huellas y raíces en Bulgaria” y “Latinoamericanos bajo las guerras nazis”; y se pasó al cóctel preparado para esta ocasión. En PAAZ, trabajamos para que el antisemitismo, el odio y las agresiones en contra del pueblo judío sean erradicadas, ya que aún hoy en día, se han dado actos de odio y violencia, en contra del pueblo de Israel a lo largo del mundo. Recordamos con horror y reprobación las acciones acontecidas la noche 9 al 10 de noviembre de 1938, y no solo esa noche, si no todos los crímenes que se llevaron en contra de la población judía de Europa, durante la segunda guerra mundial, y pronunciamos el lema: “Nunca más”.