El muro de los lamentos, el lugar sagrado de los judíos, es tan solo el último remanente del muro de contención del Segundo Templo, sin embargo es ahí donde los judíos con todo el corazón y la esperanza se acercan a buscar a Dios.