La Marcha de la Vida de 2022 se llevará a cabo el 28 de abril, después de una pausa de dos años debido a la pandemia mundial de COVID-19. Se le pidió al líder evangélico Mike Evans que se uniera a la dirección de la marcha con el alcalde de Jerusalén, Moshe Lion.

Evans es el primer evangélico al que se le pide que dirija la Marcha de los Vivos, según un comunicado emitido en su nombre. “Ha dedicado su vida a combatir el antisemitismo después de que su padre lo estrangulará y lo dejara por muerto cuando intentaba defender a su madre judía de su abuso. Evans fue nominado para un Premio Nobel de la Paz en enero por su trabajo de toda la vida en la lucha contra Semitismo”, decía el comunicado.

Evans vino a March of the Living desde Ucrania, donde había estado ayudando a los sobrevivientes del Holocausto a salir de Ucrania y regresar a Israel.

Evans ha ido a Ucrania tres veces en las últimas cinco semanas con más de 60 toneladas de alimentos, llevándolos a la comunidad judía ya las iglesias. El hijo de Evans, Michael David Evans, acaba de salir de Kharkiv, entregando alimentos en esa zona de guerra y otras ciudades del este. Su hijo se unirá a él en la Marcha de los Vivos.

“La comunidad judía y los cristianos están pasando por una agonía indescriptible”, dijo Evans. “Los incesantes bombardeos iluminan el cielo mientras los soldados van de casa en casa aterrorizando e incluso matando a civiles inocentes. Las familias viven bajo tierra en el frío y la suciedad, sobreviviendo con pasta seca y granos crudos. Incluso aventurarse a buscar agua podría significar la muerte para muchos. Cuando salen a la calle, pueden ver y oler la muerte y ver edificios en llamas, sabiendo que muchos de sus queridos amigos están muertos”.